Uber busca humanizarse con su campaña “La confianza comienza con un nombre”

691

Juan, María, Ana, Pedro… hay miles de nombres que cada día comparten un viaje, su espacio, su tiempo y sus experiencias en Uber. Bajo esta idea, la aplicación de transporte compartido hoy hace una nueva apuesta para acercarse más a sus usuarios y socios conductores, un esfuerzo importante para humanizar a la marca.            

“La confianza empieza con un nombre” es el nombre de la campaña diseñada especialmente para América Latina con la que Uber busca generar mayor empatía con su comunidad, difundiendo pilares del servicio como: la seguridad, el respeto y la confianza. El proyecto refleja que Uber no es sólamente ir de un punto a otro, es conectarse con una persona, compartir con él/ella experiencias de vida o incluso encontrar un gusto musical compartido.

“En Uber todo empieza con un nombre, cuando nuestros usuarios llaman por su nombre al conductor o viceversa, inmediatamente se rompe una barrera y se genera una relación de mayor confianza. Bajo esta idea hemos desarrollado nuestra campaña”, explicó Paulo Koelle, Director Regional de Marketing en Uber en América Latina. 

En Lima, la campaña “La confianza empieza con un nombre” estará activa de mayo a noviembre de 2018 con spots en televisión y redes sociales, en las principales ciudades del país y dentro de la aplicación para usuarios y socios conductores. El mensaje también circulará en 13 países latinoamericanos donde opera la compañía: México, Brasil, Chile, Perú, Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Argentina, Uruguay, Ecuador, Bolivia, República Dominicana y Puerto Rico. La campaña fue diseñada para impactar a cerca de 340 millones de personas en América Latina.

El esfuerzo de comunicación resalta la diversidad de la comunidad, que va de usuarios de la tercera edad hasta mujeres conductoras; funciones de seguridad como compartir la ruta con familiares y destaca los momentos en los que Uber se vuelve más relevante para las personas como una noche lluviosa o en altas horas de la noche.

“El cambio que Uber ha provocado ha sido tan grande que a veces olvidamos que la compañía ha estado en Latinoamérica por casi cinco años”, recalcó Koelle. “Nuestro enfoque sigue siendo crecer y brindar un servicio de transporte seguro, confiable y accesible a la mayor cantidad de personas, pero también estamos cuidando la experiencia dentro del automóvil, mejorando la calidad de las interacciones entre Uber, usuario y socio conductor”.

En todo el país, más de 8 millones de personas usan Uber a menudo para desplazarse por sus ciudades y más de 250,000 socios conductores en la plataforma para generar ingresos adicionales.

Comentarios