Mea culpa publicitaria

224

Por Jorge Flores Fernández – CEO de Brandteam Comunicaciones

Me gustaría empezar esta columna agradeciendo a la Sociedad Peruana de Marketing la oportunidad de compartir mi experiencia profesional y mi convivencia en las más renombradas agencias del medio para transformarla en un ameno, autocrítico y retrospectivo monólogo del BackOffice de una agencia de publicidad y el Know-How de  sus protagonistas, lo que pasa por dentro y se queda entre cuatro paredes ¡un reality que describe, sin ofensas y con mucho cariño la caótica pero magnífica labor de ser publicista en un ecosistema cambiante, una convivencia que nos apasiona, inspira y con el mejor gusto del mundo desempeñamos hasta el cansancio!

Esta reflexión se le dedico a mi familia, a mis clientes y socios estratégicos de mi emprendimiento y con gran orgullo le atribuyo esta enriquecedora experiencia a mi segunda familia Brandteam, cuna de profesionales de talento joven y actitud ambiciosa que hacen posible que nos ubiquemos como la mejor agencia de Endomarketing del país.

Llegó el momento de desenmascarar a la Publicidad del modo más placentero, espero que así como yo otros colegas puedan hacerlo, los invito al sillón rojo para mostrar el lado más humano detrás de las ideas creativas, quien no cometió un pecado que tire la primera piedra, aquí vamos con los pecados capitales de las agencias de publicidad:

  • La Avaricia: El momento de “vacas gordas” ha llegado a tu empresa, tu presente es más que rentable, próspero e inspirador, sin lugar a dudas, los clientes confían en tu trabajo, en tu equipo, en tu compromiso y en la propuesta integral que le ofreciste a tu nuevo cliente en la reunión de firmas, es ahí cuando evidenciamos uno de los pecados capitales más transgresores, el siempre bien visto “estamos en la capacidad de hacerlo”, nos saturamos de clientes de tal forma que superamos la capacidad máxima permitida de los equipos de trabajo, al punto de generar un temible cuello de botella símil a la Av. Javier Prado en hora punta. Lo recomendable es combatir la avaricia con un eficaz analgésico llamado inversión, de recursos, talentos, procesos, metodologías e ideas en borrador. No sabremos cuando estas mismas vacas pasarán a un periodo de adelgazamiento.  
  • La Envidia: Para un padre no hay hijo malo y para una campaña creativa no existe un No por respuesta; nos afana salir aplaudidos de una reunión de presentación,recargados de elogios y quizás un contrato cuasi firmado, pero cuando esto no sucede las caras y los ánimos se transforman, maldecimos a más no poder,criticamos el modo pero jamás la razón, es nuestra propuesta, nuestra gran propuesta creativa.

La hecatombe se torna crítica cuando te enteras quién fue la agencia ganadora que te arrebató el concurso, entras en un “panic attack” insostenible, peor aún si el gestor de la campaña es menor que tú o la agencia no pasa el año de fundación, te arrancas los últimos pelos que te quedan, agachas la cabeza como finalista de certamen de belleza y sonríes cautelosamente con los presentes y vociferas la triste expresión: “suerte de principiante”. 

  • La Soberbia: No mires por encima del hombro a las corporaciones púberes, ellas podrán ser en un futuro, tal vez cercano, las medianas o grandes potencias emprendedoras, tu mayor mina de oro así como un Partner incondicional de éxito; equivocadamente creemos fabuloso desarrollar campañas para gigantes de la industria, nos emocionamos trabajar junto a los líderes internacionales en sus respectivos mercados, pero al fin y al cabo son todas empresas, todas buscan satisfacer una necesidad, alcanzar un objetivo y claramente todos quieren una campaña de creatividad universal.  

Tenlo siempre presente, con “renombre” tienes a todos de tu lado, con solo un “nombre” tu crecimiento es silencioso y flemático, es ahí la oportunidad de entablar quizás la mejor relación comercial de tu trayectoria, solo es cuestión de confianza, paciencia, educar para que te eduquen, dedicación y mucha pero mucha pasión, la cual es posible de todo.

Esta vez solo fueron 3 pecados capitales que las agencias publicitarias cometemos, en una segunda edición comentaremos las siguientes.

Gracias a todos los usuarios por darse un tiempo para leerme, reflexionar y entender lo que tanto callamos.

Sin más que decir confieso que esta columna me pareció excitante por tratarse de mi “primera vez” y más aún porque se volverá a repetir.


Sobre el autor:

Jorge Flores
Director Gerente y socio fundador de la agencia de publicidad Brandteam Comunicaciones. Agencia especialista en comunicación externa e interna. Egresado en Dirección Publicitaria del instituto Toulouse Lautrec. Creativo publicitario con diversos premios a nivel nacional e internacional entre los cuales se destacan: Oro en el Ojo de Iberoamérica (Argentina), Oro y plata en El Sol de San Sebastián (España), Oro, plata y bronce en el FIAP (Argentina), Plata y bronce en premios FEPI (Argentina), Oro, plata, bronce y Gran APAP (Perú), Premios EFFIE y premios ANDA.

 

Comentarios