¿Cómo elaborar un estudio de mercado con bajo presupuesto antes de iniciar un negocio?

128

Por Fernando Gallardo – Especialista en Brand Strategy & Marketing

Muchas de las empresas más exitosas que conocemos hoy, comenzaron sin hacer grandes estudios de mercado antes de introducir nuevos productos o servicios. Si observamos con detenimiento, probablemente concluyamos que un nuevo producto o un nuevo negocio comienzan con una idea y un emprendedor.

Muchos piensan que el éxito de un emprendimiento radica en contar con una idea sumamente original y novedosa, pero lo cierto es que una buena idea no basta para lograr buenos resultados.

El espíritu emprendedor es el elemento clave que hace la diferencia en un proyecto de negocio o de un nuevo producto. Las personas emprendedoras tienen un conjunto de cualidades que les permiten impulsar el proyecto hasta convertirlo en realidad. Estas personas son tenaces, capaces de mantenerse motivados ante las complicaciones y poseen un olfato comercial sorprendente.

Precisamente esta intuición sobre el mercado es la herramienta más poderosa para comenzar un nuevo negocio o lanzar un producto al mercado cuando se cuenta con bajo presupuesto para investigación.

Los estudios de mercado buscan revelar la información que necesitamos para poner en marcha un proyecto con el menor riesgo de fracaso posible, sin embargo, no son una garantía del éxito. Tomando esto en consideración, mi sugerencia para enfrentar un estudio de mercado con bajo presupuesto es pensar en aquellas cosas que necesitamos saber para lanzarnos al mercado con más seguridad.

Esto nos lleva a un punto fundamental en toda investigación: definir qué investigar. Debido a que cualquier negocio debe tener algo que ofrecer y alguien que desee adquirirlo, la investigación deberá centrarse en averiguar si el mercado tiene interés en el producto o servicio y qué motivaría a las personas a adquirirlo en vez de otras alternativas similares.

Ahora que sabemos qué investigar, el siguiente paso es determinar a quiénes preguntar. Cuando se enfrente a esta interrogante, piense en las características de las personas que podrían comprar su producto o servicio e intente describirlas en términos de edad, sexo, ubicación geográfica, niveles de ingresos, etc.

También identifique los intereses de estos posibles compradores con relación al producto o servicio. Por ejemplo, alguien que gusta de actividades al aire libre, será más propenso a interesarse en productos para camping. Con esta información, puede elaborar un breve cuestionario y encuestar personas de las características anteriormente mencionadas. Asegúrese que las personas cumplan con ese perfil, pues de lo contrario, la información que obtenga no será de utilidad.

La aplicación de las encuestas puede parecer algo complicado, sin embargo, existen formas de resolver este tema de manera sencilla. Puede encuestar personas de su entorno cercano, siempre y cuando no tengan conocimiento previo sobre su proyecto o puedan mostrarse demasiado entusiasmados por tratarse de usted. Es importante guardar imparcialidad en la investigación. Otra alternativa son las herramientas on line como Google, la cual permite elaborar encuestas que puede distribuir entre sus contactos y luego obtener tablas y gráficos con los resultados.


Sobre el autor:

Fernando Gallardo 
Especialista en Brand Strategy & Marketing. Es publicista de la Universidad de Lima y tiene un MBA de la escuela de negocios ESAN en Perú. Trabajó en importantes empresas desarrollando planes y estrategias para marcas de consumo masivo, industrial y medios de comunicación. Hoy es Profesor de Marketing en la Universidad de Piura. Además, es Coach del Programa de Incubación de Empresas (CIDE-PUCP) y brinda servicios de asesoría en estos temas y en Estrategia Personal en fgsconsulting.com

Comentarios